Hoy en los viernes de Bodas por el mundo, les acercamos a una de las religiones más antiguas, unas bodas llenas de tradición y con muchos rituales. Todos sus gestos tienen una historia detrás: las bodas judías.

La religión judía es una de las religiones más antiguas que existen y pone mucho énfasis en la existencia de un solo Dios, bueno y justo. En esta religión, el hombre basa sus actos en la sumisión a la voluntad divina y el matrimonio es para ellos un ideal y un deber.

Una boda judía tradicional está llena de rituales significativos que simbolizan la belleza de la relación del marido y de la mujer, así como sus obligaciones con los demás y con el pueblo judío.

Aunque en la actualidad ya no es así, antiguamente la elección de la respectiva pareja no era hecha por el novio o por la novia, sino por la familia, generalmente por los padres o los abuelos, quienes escogían el futuro cónyuge de su hijo o hija, eso sí, siempre entre judíos y normalmente de la misma comunidad.

Es por ello que la palabra novio “Jatan” o novia “Kalá” significan yerno y nuera respectivamente. Lo mismo ocurre con la palabra matrimonio, “Ieijaten”, que significa: unión de dos familias por el matrimonio de alguno de sus miembros.

Sin título1

 

El día de la boda es considerado un “Yom Kippur”, que significa: día del perdón, ya que en este día todos los errores anteriores de la pareja se perdonan al unirse y formar una nueva alma.

Es tradición para la pareja no verse antes de la boda y permanecer en ayuno.

La boda puede ser celebrada en el idioma nativo de los novios o en hebreo.

Hay que tener presente que no se pueden celebrar bodas en “Sabbath” (desde la puesta de sol del viernes hasta la puesta de sol del sábado),tampoco en los días de fiesta religiosa, ni en la pascua hebrea, ni durante las tres semanas posteriores al verano.

Antes de entrar a la ceremonia, el novio se dirige a la zona donde se sitúan las mujeres con la novia, para realizar el ritual del velo, llamado “Bedeken”.

En este momento, el novio coloca el velo sobre el rostro de su novia, simbolizando que su unión no es fruto de su aspecto, sino que se basa en su belleza interior. Ella le dice a él, que ella no se casa por el dinero ni por las joyas, sino por quién es el, por su bondad interior. Además, el velo es un símbolo de recato y de que la mujer ya no está disponible para otros potenciales candidatos a casarse con ella.

Sin título2

Más tarde, los novios entran a la ceremonia acompañados de sus padres y padrinos.

Sin título3

La novia viste de blanco como símbolo de pureza y cubre su cabeza con el velo.? Por otro lado, los hombres tendrán que llevar la cabeza cubierta durante toda la ceremonia con una “Kipa “ blanca.

La ceremonia judía, se celebra en una Sinagoga, aunque puede celebrarse fuera de ella también. Lo importante es que la pareja se sitúa debajo de la llamada “Jupá”, una especie de dosel colocado sobre cuatro largas baras bajo el cual se lleva a cabo el Santísimo Sacramento y que simboliza la nueva casa que van a construir la nueva pareja juntos.

Éstas, pueden ser sencillas, o más ornamentadas, dependerá de los gustos de la pareja.

Sin título4

 

Sin título5

Bajo la “jupá”, el “Jatán” (novio) circula alrededor de ésta con la “Kalah” (novia) siete veces. El número 7 es muy importante en los rituales judíos , simboliza que el mundo fue creado en siete días. También simboliza la integridad y lo completo que ellos no pueden alcanzar por separado.

La novia debe ubicarse a la derecha del novio. En caso de tener madrina y padrino, la madrina va del lado de la novia y el padrino del lado del novio.

El oficiante de la ceremonia es el Rabino, quien pronuncia a la pareja siete bendiciones “Sheva Berajot” y también bendice una copa de vino.

Los novios durante la ceremonia son invitados por el rabino a beber de la misma copa, (símbolo de unión). La primera vez que beben de la copa lo hacen como novios y la segunda lo harán ya como marido y mujer.

Sin título6

Más tarde llega la entrega de el anillo o Argolla. Éste, es uno de los momentos más importantes de la ceremonia. El anillo representa mucho más que un simple símbolo, es parte integrante de la ceremonia. Es la entrega del anillo, y no las bendiciones que pronuncia el Rabino, lo que transforma a los novios en marido y mujer. Antiguamente, para que el matrimonio fuera legítimo, el anillo debía ser propiedad legal del novio.

La entrega del anillo por parte del novio simboliza el lazo de amor eterno entre marido y mujer y la protección que ella recibirá por parte de su marido durante el resto de su vida.

Sin título7

El “Katan” (novio) toma el anillo en su mano y claramente delante de dos testigos, se declara a su esposa, a quien coloca el anillo en el índice de su mano derecha .Según la Ley Judía, este es el momento central de la ceremonia de la boda y de la pareja y en este punto es cuando se casan completamente.

Luego, como si de un contrato se tratase, se firma y se lee en público un documento matrimonial llamado la “Ketuva”, donde constan las obligaciones que el hombre toma sobre sí como marido y la indemnización que deberá pagar a la mujer en el caso de que alguna vez quiera divorciarse de ella. También firman, al pie de la “Ketuva”, dos testigos de la ceremonia.

Sin título8

Los nuevos esposos, cubiertos bajo un mismo manto, escuchan las oraciones finales, “Sheva Berajot”, que el oficiante pronuncia mientras con la mano sostiene una segunda copa de vino. Esa vez la beberán ya como marido y mujer.

Sin título9

Se acostumbra que el novio rompa una copa de vino para concluir la ceremonia, esta costumbre tiene su origen en el Talmud, y se hizo más difundida hace aproximadamente unos 800 años. El sentido de esta tradición judía es recordar de alguna forma la destrucción de Jerusalem y del Templo, un gran desastre para la religión judía y tener presente que aun existe mucha tristeza en este mundo.  El hombre es como el vidrio, si se rompe puede volver a fundir y a soplar. Con este símbolo recuerdan la mortalidad del hombre, su capacidad de reproducción y simboliza que en la vida no serán todo alegrías.

Sin título10

Esto marca el fin de la ceremonia y los recién casados con gritos de “Mazel Tov” (Buena suerte), salen de la “jupa” juntos.

En algunas comunidades ortodoxas, al salir de la ceremonia, los novios siguen un rito llamado “Ijud” (unión). Para esto se encierran por diez o quince minutos en una habitación privada donde comen algo. Esta primera comida tras el ayuno que arrastran desde la mañana., representa la consumación simbólica del matrimonio. Luego se trasladan al lugar de la fiesta.

Una vez finalizada la ceremonia tienen lugar los festejos por la unión de la pareja. Como tradición, antes de comenzar el banquete, se realiza la bendición de un trozo de pan, como símbolo una vez más de unión entre las familias que comparten sus alimentos. Este ritual se llama: “Challah”.

Sin título11

Normalmente la comida del banquete está regida por las reglas “Kosher”, que contemplan unas estrictas normativas según la ley judía de los alimentos que se pueden y no se pueden ingerir.

Después del banquete, los discursos, el pastel… se produce uno de los momentos más divertidos de una boda judía: sus bailes. En estos, destaca el “Horah”, un baile tradicional, con mucho ritmo, en el que los invitados bailan con pequeños saltos cada vez más intensos y giran en círculos entrecruzando sus pies al ritmo de “Hava Niglia” (canción judía). En uno de los momentos de la canción, los invitados alzan a los novios con sus sillas en el aire, y bailan cargando con ellos.. Los novios deben intentar mantener agarrado un pañuelo por sus extremos y no soltarlo, aunque acaba siendo todo un reto para ellos.

Sin título12

 

Y, hasta aquí, nuestro nuevo post sobre bodas en el mundo. Esperamos haberles traslado por unos minutos a otra cultura, la cultura judía, de gran riqueza tradicional y ritual.  En ella priman la unión familiar y el respeto por sus comunidades y vemos, una vez más, la unión de dos almas en una.