Hoy, en Bcn Wedding Planners Bodas en el mundo, nos trasladamos a las bodas en Colombia.

Las bodas en Colombia están altamente influenciadas por las estadounidenses, tanto, que cuesta identificar aquello que es realmente autóctono de Colombia. Las parejas muestran gusto por lo que esté de moda en el mundo en el  momento que deciden casarse.

En Colombia todo empieza con la petición de mano, que tradicionalmente hace el novio a los padres de la novia en una cena familiar.

Es usual en Colombia que el novio dé una serenata a la novia la noche anterior a la boda, normalmente con mariachis o un trio de guitarras.

En su ajuar, además de algo nuevo, algo viejo, algo prestado, algo robado y algo azul, la novia debe incluir una moneda en el dobladillo del vestido para atraer la fortuna y nunca llevar joyería con perlas, porque se cree que llorará en su vida matrimonial.

Por su parte, el novio jamás debe tener torcido en nudo de la corbata y tampoco ver a la novia antes de la boda, para evitar presagios de mala suerte.

La mayor parte de la población colombiana es practicante de la religión católica, acostumbran a casarse por la iglesia y son muy pocas las parejas que deciden hacerlo civilmente.

Además de ciertas costumbres que implanta cada familia, se tiene como tradición que los padres den la bendición a los novios antes de dirigirse a la iglesia, con este acto se demuestra el cariño y aceptación por parte de ellos para que sus hijos siempre estén llenos de amor, paz y prosperidad en su vida matrimonial.


Una vez en la iglesia, se celebra la ceremonia religiosa. Se acostumbra a realizar fotos dentro de la iglesia y una vez salen los novios, sus invitados salen después de ellos para felicitarlos y acompañarlos en algunas fotografías antes de dirigirse a la recepción.

En la recepción de las bodas colombianas, a diferencia de las bodas españolas que acostumbran a disfrutar de  un aperitivo antes de ingresar al salón, se acostumbra que los invitados llegan a la zona del convite, se ubican y después de unos minutos ingresan los novios para bailar el Vals.


En este baile, la pareja rota respectivamente entre hombres y mujeres teniendo en cuenta la descendencia familiar en orden de importancia iniciando por padres, seguidos por  abuelos, hermanos, tíos, primos y amigos cercanos. Una vez termina el Vals, proceden a un brindis donde los novios agradecen a sus invitados por acompañarlos y los padres y/o padrinos al igual dan algunas palabras, una vez finalizado el brindis , comienza la cena.

Para la cena, dependiendo de la temática de la boda y de la región en la que se celebra,  se ofrece diversidad de la gastronomía colombiana. Se presentan los meseros con un servicio de entrada, un plato fuerte y un postre, el cual suele ser la “torta de novia” que es un pastel negro hecho con vino tinto, frutos secos y tintura de caramelo

A la hora del baile, la orquesta, aunque es la opción más costosa, es la más escogida, ya que a los colombianos les encanta bailar todo tipo de ritmos latinos: merengue, salsa y, como no, los infaltables merecumbé y vallenato.

Aproximadamente en la mitad de la fiesta, se prepara “la hora loca”, que es un espacio dedicado a la diversión con un tema específico “la fiesta dentro de la fiesta”. El tema más destacado es del Carnaval de Barranquilla, que incluye una comparsa con instrumentos como tambores, gaita, millo y chirimía, y ritmos como la puya, el mapalé, la cumbia y el fandango, típicos del Caribe colombiano. Sin embargo, es decisión de los novios si su hora loca la dedican al tema del folclor nacional o a otros ritmos extranjeros.

Además de que la novia lance el ramo a las invitadas solteras, los hombres solteros esconden uno de sus zapatos debajo de la falda del vestido de la novia y el novio elige uno. El dueño del zapato que salga tendrá que quitarle la liga a la novia con los dientes y se dice que será el próximo en casarse.

También es muy típico colombiano la lluvia de sobres, que aunque para muchos es una tradición en la que se pierde la esencia del concepto de regalo, es una forma directa de evitar complicaciones en cuanto a gustos y elección de los regalos para los invitados. Consiste en regalar la cantidad de dinero que el invitado considere adecuada en un sobre decorado y se deposita en un baúl, también adornado con el tema de la boda al ingreso de la recepción. Generalmente se usa para parejas que vivirán en un lugar diferente al de la boda.

Tal como el país en sí mismo, las bodas en Colombia suelen ser muy coloridas y llenas de flores en cualquier momento del año, ofrece cultura y espacios tan diversos como sol y playa, naturaleza, campo, ciudades únicas o sitios emblemáticos identificados por su historia.

En Bcn Wedding Planners hemos ayudado a varias parejas que han decidido casarse en el extranjero de manera directa o a través de seleccionados partners locales.


Si su idea es casarse en el extranjero, no duden en poneros en contacto con nosotras. Será un placer ayudarles.